Hola aerotrastornados!!!
En una ceremonia celebrada en Washington DC, el programa de demostradores BLADE de Airbus recibió el prestigioso galardón 2018 Aviation Week Laureates Award por Comercial, Tecnología. El panel de jueces reconoció al equipo por llevar a buen término el programa de demostración de flujo laminar más extenso jamás emprendido para la aviación comercial. El proyecto BLADE, que significa «Avanzado demostrador de aviones laminar en Europa», forma parte del programa Clean Sky patrocinado por la UE y tiene la tarea de evaluar la posibilidad de introducir la tecnología de flujo de flujo laminar en un gran avión. Su objetivo es mejorar la huella ecológica de la aviación, trayendo consigo una reducción del 50% de la fricción de las alas y hasta un 5% menos de emisiones de CO2.
Axel Flaig, vicepresidente sénior de Investigación y Tecnología de Airbus, dijo: «Nos sentimos sumamente honrados de recibir el premio Laureate de Aviation Week por la tecnología. También estoy orgulloso de lo que nuestros equipos BLADE en Airbus y en nuestras empresas asociadas en Clean Sky han logrado. Juntos continuamos liderando el camino para el futuro eficiente de la aviación comercial «.
 
En septiembre de 2017, el avión demostrador de prueba A340-300 MSN001 de A340-300 MSN001 realizó su vuelo inaugural y desde entonces se ha dedicado a pruebas exitosas para explorar las características del ala en vuelo. El avión, apodado ‘Flight Lab’, es el primer avión de prueba en el mundo en combinar un perfil de ala laminar transónico con una verdadera estructura primaria interna.

 
En el exterior, la aeronave está equipada con dos alas transversales laminar transversales representativas, mientras que dentro de la cabina hay una estación altamente compleja especialista en pruebas de vuelo (FTI). Las modificaciones extensas al avión A340-300 de banco de pruebas se llevaron a cabo durante el curso de un grupo de trabajo de 16 meses en Tarbes, Francia, con el apoyo de numerosos socios industriales en toda Europa. En términos de la tecnología de prueba, notables ‘primeros’ incluyen el uso de cámaras infrarrojas para monitorear los puntos de transición de flujo laminar y el generador acústico que mide la influencia de la acústica en la laminaridad. Otro primero es el innovador sistema de reflectometría que mide la deformación general en tiempo real durante el vuelo. Hasta la fecha, Flight Lab ha realizado 66 horas de vuelo.

Por Enrique López R.

Cofundador de este blog, mi pasión son los aviones y contaros todo lo que ocurre en el sector aeronáutico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.