Hola Aerotrastornados!!!
El primer BelugaXL ha pasado la prueba de vibración terrestre (GVT), un requisito para la certificación de la aeronave que allana el camino hacia su primer vuelo en el verano de 2018.

El objetivo de esta prueba es medir el comportamiento dinámico de la aeronave y confirmar modelos teóricos de diversas condiciones de vuelo, como maniobras, vuelo en condiciones de racha y aterrizaje. Los datos de prueba también ayudan a despejar el sobre de vuelo de la aeronave.
El GVT del BelugaXL fue realizado por ONERA en colaboración con DLR durante ocho días de prueba utilizando varios cientos de acelerómetros externos mientras el avión era estimulado por vibradores externos o excitadores sísmicos.

Por Enrique López R.

Cofundador de este blog, mi pasión son los aviones y contaros todo lo que ocurre en el sector aeronáutico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.