Hola Aerotrastornados!

A raíz de la noticia de la retirada de los A380 de la flota de Air France, nuestro amigo Julio Ribeiro nos propuso escribir su experiencia a bordo del coloso francés. Así que a continuación, os dejamos sus sensaciones, en este «a bordo de» vintage.

25 Agosto 2010. Vuelo AF6 CDG-JFK. Salida 13h35, llegada 15h45.

Tras volar desde Madrid a Charles de Gaulle por la mañana, me dirijo a la puerta asignada para el embarque. En la facturación en Madrid, pedí ventana en el vuelo a JFK, se me asignó el 17L, en el lado derecho del avión. Llegué bastante justo, ya que mi vuelo de conexión constaba solo con 1h15′ de escala. Estaba muy nervioso, había organizado todo sólo para volar en el A380, y por fin estaba ya dentro.

Foto: Julio Ribeiro

El avión en cuestión, A380-861 F-HPJA MSN33, fue el primero entregado a Air France el 30 de Octubre del año anterior, contando apenas con 10 meses en servicio para la aerolínea en el momento del vuelo.

Tras un rodaje largo hacia la pista 26R, despegamos sin apenas darnos cuenta. La inmensidad por dentro me fascinó, la comodidad y el espacio superaron mis expectativas.

Foto: Julio Ribeiro

Al poco del apagado de cinturones, los auxiliares de vuelo repartieron la carta menú.
Al cabo de un rato, volvieron a pasar para ofrecernos un aperitivo antes del servicio principal, consistente en un snack rápido y una bebida entre muchas a elegir.

A la hora y media del despegue comenzaron con el servicio de comida, con entrante de gazpacho y ensalada de pasta al pesto; como principales, pollo con salsa de coco y arroz con verduras o merluza al parmentier, langostinos y surimi, acompañados de queso Camembert, un pequeño postre, café y té. Servicio rápido y personal amable, la comida estupenda en relación calidad/cantidad.

Foto Julio Ribeiro

En el tiempo entre comidas, había stands de bebidas autoservicio en los galleys.

El vuelo entre ambas ciudades se completa en apenas 7h, así que en cuanto terminó el servicio de comida, decidí recorrer la cabina Economy, encontrándome con la sorpresa que los auxiliares me impedían tirar fotos.

Una hora y media antes del aterrizaje, se sirvió una pequeña merienda consistente en un sandwich de pan multicereales, queso y pavo, un yogur bebible, zumo de naranja, café y té.

Foto: Julio Ribeiro

Tras este servicio, los auxiliares repartieron los documentos de llegada a Estados Unidos, así como unos bombones en una sofisticada cajita con los colores de la compañía.

Foto: Julio Ribeiro

En general, la experiencia con AirFrance es siempre muy buena, el personal de cabina es muy amable, generoso y profesional, y en todo el proceso del vuelo se respira un ambiente sofisticado, fiel reflejo del refinado carácter francés.

Dibujo hecho por Julio Ribeiro

Por Enrique López R.

Cofundador de este blog, mi pasión son los aviones y contaros todo lo que ocurre en el sector aeronáutico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.