Hola Aerotrastornados!!!

Como ya os venimos contando desde hace algún tiempo, la realidad del inicio de los vuelos domésticos de Norwegian a Argentina ya es inminente, y os traemos en este post la entrevista que le han realizado a Bjørn Kjos, fundador y consejero delegado de la aerolínea.

“Argentina es una joya escondida que tiene todo lo que los turistas quieren ver”, dice a  Bjørn Kjos (72), CEO global de la low cost Norwegian.

Abogado, ex piloto de Fuerza Aérea Real de Noruega y fundador y principal accionista individual de esta low cost que vale unos USD 1.500 millones, Kjos confirma que la compañía comenzará a volar con los vuelos de cabotaje en el país el 16 de octubre y a dos destinos diarios: dos veces a Córdoba y una a Mendoza. Ese será el startup de su negocio local -que tiene otorgadas 155 rutas nacionales e internacionales- y de esa manera se sumará a lo que el gobierno de Mauricio Macri llama “la revolución de los aviones”.

 Volar en la Argentina es muy costoso, y eso es porque la competencia es limitada. Comparado con Europa, en general, hay mucha gente que hace grandes distancias viajando en bus, y esas personas pueden volar

Antes, el 4 de septiembre, comenzará a vender tickets. Si bien no es oficial aún la estrategia local de precios, prometen ser “agresivos” y lanzar con promociones. A fin de año tendrán cuatro aviones que se sumarán al Boeing 737-800 con el que comenzará a volar a en el país. Se trata de la nave que tiene al músico Astor Piazzolla pintado en la cola, un homenaje a personalidades de todo el mundo que se repite en las 150 que componen la flota global. La compañía anunció que invertirá unos USD 4.300 millones en los próximos años.

“Desde la perspectiva del turismo es muy interesante Argentina, no conozco todo el país, pero estuve en algunos lugares que me gustaron mucho. La Patagonia me parece excepcional”, le comenta el CEO a un grupo de periodistas argentinos.

—Además del turismo, en términos de negocios, ¿por qué eligieron Argentina?—preguntó Infobae.

—Volar en la Argentina es muy costoso, y eso es porque la competencia es limitada.Comparado con Europa, en general, hay mucha gente que hace grandes distancias viajando en bus, y esas personas pueden volar. Ahí hay un atractivo importante en términos comerciales.

—¿Qué opina de la eliminación de piso tarifario para los vuelos domésticos?

—Es una muy buena noticia. Ahora todos podrán volar a precios accesibles.

—En mayo el dólar estaba casi en $20 y ahora en $30, ¿cómo impacta eso en el negocio?

—Es realmente bueno para un país ser estable. Cuando la inflación baja, el país crece, por eso nadie va a Venezuela.

—¿Tuvieron demoras para comenzar a operar, qué pasó?

—Fue muy complicado el desarrollo y adaptación de los sistemas de ventas. Tomó mucho tiempo y no se pudieron coordinar de la manera conveniente todas las partes para que funcione como lo hace en Noruega u otras partes del mundo donde operamos. Podríamos haber tratado de comenzar en mayo, pero ahí comienza la temporada alta en Europa y eso complicó las cosas.

—¿La cuestión tarifaria no influyó? ¿No estaban esperando el quite del piso tarifario?

—No, no fue por eso. No sabíamos que lo iban a quitar. Fue una gran noticia, pero sorpresiva. Fue una medida muy inteligente del Gobierno.

—El sector tiene muchos gremios en el país. ¿Cómo creen que se llevarán con ellos?

—Tenemos gremios en todos los países en los que operamos y tenemos buenas relaciones. Está bien que existan los sindicatos. Para que una aerolínea funcione hay que trabajar bien desde todos los aspectos, y todo tiene que funcionar. El interés de una empresa, al igual que el de los sindicatos, debería ser que todo funcione bien. Todos tiene que contribuir.

 La quita del piso para las tarifas locales fue una gran noticia, pero sorpresiva. Fue una medida muy inteligente del Gobierno

—¿Les preocupa la infraestructura del sector?

—Está en la estrategia del gobierno argentino mejorar la infraestructura, como lo hacen todos los países en etapas de desarrollo que crecen. En la medida en que operemos vamos a ir acompañando ese desarrollo, está entre nuestros planes. La infraestructura es muy, muy importante.

—Varias low cost anunciaron que comenzarán a volar en el país y una ya opera. ¿Hay lugar para todas?

—Es un mercado poco desarrollado, poco cubierto. Es bueno que haya más aerolíneas porque se van a beneficiar los pasajeros, pero es verdad que para las compañías chicas será más difícil.

La recomendación de un amigo

“Un argentino me convenció”, asegura Kjos cuando se le pregunta cómo decidió que la Argentina sería su punta de lanza en la región. Ricardo “Dicky” Clarke nació en Trelew, pero hace más de 30 años que es un destacado comerciante en la ciudad de Bodo, en el norte noruego. Un día, hablando con su amigo Kjos, le dijo que su empresa tenía que volar al país en el que había nacido. Poco después, Clarke coincidió en un congreso europeo con el ministro de Turismo, Gustavo Santos, y le habló de la aérea. Así nació el vínculo entre Norwegian y la Argentina.

La compañía tiene planeado emplear a entre 3.000 y 4.000 argentinos. En los primeros 15 meses de la operación, calculan que tendrán 15 aviones para volar localmente y entre 2 y 4 para vuelos al exterior y transportar, en total, 2,2 millones de personas. En el rango de los primeros 5 a 10 años, estiman llegar a las 70 naves, más de 100 rutas y más de 12 millones de pasajeros.

 El secreto es que no hay secretos. Hay que tener tarifas buenas y aviones nuevos. No se puede ser low cost con aviones viejos

A nivel internacional, la empresa vuela la ruta Buenos Aires-Londres tres veces por semana (la operación, en rigor, la hace Norwegian UK) y la ampliará a un vuelo por día desde diciembre. Se vuela desde USD 400 por tramo -o menos según la época y las promociones- sin valija despachada y sin comida a bordo (por USD 90 por tramo se puede despachar hasta 20 kilos, reservar el asiento y dos comidas a bordo). Aproximadamente, es una tarifa que cuesta un 33% menos de lo que se paga de forma habitual en una área tradicional.

Si bien la compañía analiza volar desde otros lugares de la región, como Río de Janeiro, por ejemplo, Kjos destaca que “el año que viene vamos a volar más en la Argentina, y luego a contactarla más con ciudades de Europa. Esas rutas no están bien atendidas. En eso estamos trabajando ahora. Queremos conectar otras ciudades de la región y crear volumen. Queremos cambiar las cosas, por eso proponemos pagar por tramo: llegar a Río, pasar por Santiago y volver desde Buenos Aires a Europa”.

En los últimos meses surgieron rumores que indican que dos “gigantes” están detrás de Norwegian: la alemana Lufthansa y IAG, el consorcio que es dueño de British Airways e Iberia, entre otras. “Es bueno saber que hay interés, significa que estamos haciendo las cosas bien”, dice el CEO sin hacer más comentarios que puedan afectar el precio de la acción de su empresa. “La compañía está muy sana”, agrega, y con una carcajada, cual estrella de rock, “jura” que la Argentina ya está entre sus países preferidos.

Fuente de la entrevista: Alfons Claver, Director de Comunicación y Relaciones Institucionales, España e Italia. Norwegian Air Shuttle

Escrito por

Enrique López R.

Cofundador de este blog, mi pasión son los aviones y contaros todo lo que ocurre en el sector aeronáutico.