Hola, Aerotrastornados !!!

Hoy os invitamos a leer a Daniel, a quien podríamos definir como el Willy Fog de la aviación. Desde Zurich, donde vive, vuela a los aeropuertos más famosos y a los más recónditos, descubriendo aerolíneas y destinos varios.

A Daniel le conocimos personalmente al coincidir con él en el vuelo que hicimos a Andorra-La Seu. Desde entonces, hablamos casi a diario y le pedimos que nos diera sus impresiones, libres de opinión y crítica, sobre su reciente vuelo a bordo de Corsair.

A continuación el texto en inglés, escrito por Daniel

*Tenéis el texto traducido al final

Hello fellow aviation enthusiasts!

Let me introduce myself: I’m Daniel and like most of you, I’m very interested in all things commercial aviation. For this reason I spend many of my weekends in the sky to try out new aircraft types and airlines; but mostly to fly to a new airport (meanwhile I’ve visited more than 200..). After taking another insane trip a few weeks ago, my friend Enrique asked me if I would like to write a blog post about it. So here we go:

There are two overseas departments of France in the Caribbean: Guadeloupe and Martinique. Many French spend their vacations there and consequently, every day there are numerous flights from Paris (ORY and CDG) to the airports of Pointe-à-Pitre (PTP) and Fort-de-France (FDF). In addition to Air France, Corsair and Air Caraïbes also fly there. Having already flown Air Caraïbes, it was time to fly Corsair as well. In fact, I had booked a flight with them for May 2020. I then rebooked it for March 2021, but this trip did not materialize either. When Corsair then announced in June 2021 to connect not only Paris ORY but also the airports of Lyon (LYS), Bordeaux (BOD) and Nantes (NTE) with the French Antilles, I immediately booked a trip.

There was just one catch: At the time of booking, the routes were only served once a week. Therefore, it was a matter of taking at least a week’s vacation on the spot, or else…

Since I live in Switzerland, I first had to get to Nantes, which is located on the Atlantic coast of France. The two Air France flights (ZRH-CDG and CDG-NTE) were uneventful, but that’s an excellent sign: Air France is an airline you can trust (I have flown with them over 120 times).

Arrived in Nantes, I had to quickly go through security and after a few minutes I was already back at the gate for my third and longest flight that day:

The aircraft was an Airbus A330-300 with the registration F-HZEN. At the time of my arrival at the gate, however, it was still in Paris Orly getting prepared for the 45-minute ferry flight to Nantes. I treated myself to a seat in premium economy for this flight and was therefore able to board among the first. The boarding process (checks of ID, vaccination status and negative test result) was quick and we were able to board on time.

The seats in Premium Economy were extremely spacious and comfortable, much more so than in new cabin configurations. Moreover, I was lucky that the seat on the aisle remained empty.

My friend Benjamin happened to be at the airport taking pictures of our take-off towards the Caribbean.

Shortly after the start, the food was served. I opted for a boeuf bourguignon, which was delicious. And because such trips should be celebrated, there was a glass of champagne to go with it.

The crew on the flight was extremely friendly and courteous. In my eyes, that is always the most important thing on any flight. Much more important than a top modern cabin with a latest generation IFE. Unfortunately, the latter is not exactly a flagship at Corsair: The screens react only sluggishly, so I simply left the airshow on.

Unfortunately, there were strong headwinds that day, which extended the travel time by an hour. Instead of the usual 8 hours, the flight to Fort-de-France took over 9 hours.

Since there is not much to see over the Atlantic, I decided to sleep a few hours. But time passed very quickly and before we went into descent, a pre-arrival snack was served.

Almost always landings in FDF are on runway 10. On this day it was no different, and so we first fly over the whole island, which leads to beautiful views.

During final approach, you can also see the capital of the island on the left: Fort-de-France

After 9 hours and 5 minutes we arrived at the airport “Le Lamentin”. As soon as we got into the jet bridge, I realized again how hot and humid the climate is in the Caribbean. I love this feeling every single time.

In Pointe-à-Pitre (PTP) and Fort-de-France (FDF), it is common for connecting passengers to also be met immediately in the jetbridge and then taken directly back to the departure lounge. From these two airports there are numerous flights to other Caribbean islands, mainly on ATR42, but also Twin Otters. So I also went to the lady who took care of connecting passengers and said my name. When she read my destination (Nantes), she thought that this must be a mistake. But I explained to her that I was only here for the flight and that I was about to cross the Atlantic again. She looked puzzled, but seemed to like the idea 😊

Due to our long flight time, I only had one hour before boarding for the return flight started. As usual, I used the time to buy a few souvenirs.

About an hour before departure, as it is usual for long-haul flights, boarding then began for flight SS725 to Nantes.

I was looking forward to a few hours of sleep in business class. At the same time, I didn’t want to miss out on the great food. On the menu was (among other things) cod in a vanilla sauce with fried eggplant – who could resist?

Probably due to the problems with the IFE screens, iPad Pros were installed in business class. A pragmatic solution, in my opinion.

I then moved my seat to the lie-flat position and slept superbly for a few hours.

About 90 minutes before landing, we were then served breakfast. One had the choice between an omelet and a brioche perdue. I opted for the latter and did not regret it!

This brings me to the conclusion: Corsair is an excellent vacation airline with fair prices. I was especially positively surprised by the friendliness of the crew as well as the quality of the food. Not so great are the somewhat outdated cabin, especially the IFEs. WiFi is also currently not yet available. Nevertheless, I enjoyed the two flights very much and would book Corsair again at any time. The only problem for passengers living abroad: there are no feeder flights. So you have to travel to Orly at your own risk on a separate ticket.

We reached Nantes on time after a flight time of just over seven hours. For me, however, the journey was not over yet: I went through security again (the airport really isn’t designed for connecting passengers) and headed to the gate for the flight to Amsterdam-Schiphol. From there, it was back to Switzerland to conclude my Caribbean adventure.

I’m sure you’ve noticed that my passion for flying is far greater than the ability of my camera to take beautiful photos. If you nevertheless want to follow me on my flights, you can find me on Instagram: @RJ1H

See you soon!


¡Hola compañeros entusiastas de la aviación!

Permítanme presentarme: soy Daniel y, como la mayoría de ustedes, estoy muy interesado en todo lo relacionado con la aviación comercial. Por esta razón paso muchos de mis fines de semana en el cielo para probar nuevos tipos de aviones y aerolíneas; pero sobre todo para volar a un nuevo aeropuerto (mientras tanto, he visitado más de 200..).  Después de hacer otro  viaje loco hace unas semanas, mi amigo Enrique me preguntó si me gustaría escribir una publicación de blog al respecto.  Así que aquí vamos:

Aquí hay dos departamentos de ultramar de Francia en el Caribe: Guadalupe y Martinica.  Cualquier francés pasa sus vacaciones allí y en consecuencia, todos los días hay numerosos vuelos desde París (ORY y CDG) a los aeropuertos de Pointe-à-Pitre (PTP) y Fort-de-France (FDF). Además de Air France, Corsair y Air Caraïbes también vuelan allí.  Después de haber volado Air Caraïbes, era hora de volar Corsair también. De hecho, había reservado un vuelo con ellos para mayo de 2020. Luego lo volví a reservar para marzo de 2021, pero este viaje tampoco se materializó. Cuando Corsair anunció en junio de 2021 que conectaría no solo París ORY sino también los aeropuertos de Lyon (LYS), Burdeos (BOD) y Nantes (NTE) con las Antillas Francesas, inmediatamente reservé un viaje.

Solo había una trampa: en el momento de la reserva, las rutas solo se hacían una vez a la semana. Por lo tanto, era cuestión de coger al menos una semana de vacaciones en el acto, o de lo contrario …

Como vivo en Suiza, primero tuve que llegar a Nantes, que se encuentra en la costa atlántica de Francia. Los dos vuelos de Air France (ZRH-CDG y CDG-NTE) no tuvieron incidentes, pero esa es una excelente señal: Air France es una aerolínea en la que puede confiar (he volado con ellos más de 120 veces).

Llegué a Nantes, tuve que pasar rápidamente por seguridad y después de unos minutos ya estaba de vuelta en la puerta para mi tercer y más largo vuelo ese día:

El avión era un Airbus A330-300 con matrícula F-HZEN. En el momento de mi llegada a la puerta, sin embargo, todavía estaba en París Orly preparándose para el vuelo de ferry  de 45 minutos a Nantes. Me “regalé” un asiento en clase economy premium para este vuelo y, por lo tanto, pude embarcar entre los primeros.  El proceso de embarque (verificación de identificación, estado de vacunación y resultado negativo de la prueba) fue rápido y pudimos embarcar a tiempo.

Los asientos en Premium Economy eran extremadamente espaciosos y cómodos, mucho más que en las nuevas configuraciones de cabina.  Además, tuve la suerte de que el asiento en el pasillo permaneciera vacío.

Mi amigo Benjamin (@benjamin_clmb_aviation) estaba en el aeropuerto tomando fotos de nuestro despegue hacia el Caribe.

Poco después del inicio, se sirvió la comida. Opté por un boeuf bourguignon, que estaba delicioso. Y debido a que tales viajes deberían celebrarse, había una copa de champán para acompañarlo.

La tripulación en el vuelo fue extremadamente amable y cortés. A mis ojos, eso es siempre lo más importante en cualquier vuelo. Mucho más importante que una cabina moderna superior con un IFE de última generación. Desafortunadamente, este último no es exactamente un buque insignia en Corsair: las pantallas reaccionan lentamente, así que simplemente dejé el espectáculo aéreo encendido.

Desafortunadamente, hubo fuertes vientos en contra ese día, lo que extendió el tiempo de viaje en una hora. En lugar de las 8 horas habituales, el vuelo a Fort-de-France tomó más de 9 horas.

Como no hay mucho que ver sobre el Atlántico, decidí dormir unas horas. Pero el tiempo pasó muy rápido y antes de entrar en descenso, se sirvió un refrigerio antes de la llegada.

Casi siempre los aterrizajes en FDF están en la pista 10. En este día no fue diferente, por lo que primero volamos sobre toda la isla, lo que conduce a hermosas vistas.

Durante la aproximación final, también se puede ver la capital de la isla a la izquierda: Fort-de-France

Después de 9 horas y 5 minutos llegamos al aeropuerto “Le Lamentin”. Tan pronto como entramos en el puente de chorros, me di cuenta de nuevo de lo cálido y húmedo que es el clima en el Caribe. Me encanta este sentimiento cada  vez.

En Pointe-à-Pitre (PTP) y Fort-de-France (FDF), es común que los pasajeros de conexión también se reúnan inmediatamente en la pasarela y luego se lleven directamente de regreso a la sala de embarque. Desde estos dos aeropuertos hay numerosos vuelos a  otras islas  del Caribe, principalmente en ATR42, pero también Twin Otters.  Así que también fui a la señora que se encargaba de conectar a los pasajeros y dije mi nombre. Cuando leyó mi destino (Nantes), pensó que esto debía ser un error. Pero le expliqué que solo estaba aquí para el vuelo y que estaba a punto de cruzar el Atlántico nuevamente. Parecía perpleja, pero parecía gustarle la idea.😊

Debido a nuestro largo tiempo de vuelo, solo tuve una hora antes de abordar para que comenzara el vuelo de regreso. Como de costumbre, aproveché el tiempo para comprar algunos recuerdos.

Aproximadamente una hora antes de la salida , como es habitual para los vuelos de larga distancia, el embarque comenzó para el vuelo SS725 a Nantes.

Estaba deseando dormir unas horas en clase ejecutiva. Al mismo tiempo, no quería perderme la excelente comida. En el menú había (entre otras cosas) bacalao en salsa de vainilla con berenjena frita , ¿quién podría resistirse?

Probablemente debido a los problemas con las pantallas IFE, los iPad Pros se instalaron en clase ejecutiva. Una solución pragmática, en mi opinión.

Luego moví mi asiento a la posición acostada y dormí magníficamente durante unas horas.

Unos 90 minutos antes de aterrizar, nos sirvieron el desayuno. Uno tenía que elegir entre una tortilla y un brioche perdue. ¡Opté por lo segundo y no me arrepentí!

Esto me lleva a la conclusión: Corsair es una excelente aerolínea de vacaciones con precios justos. Me sorprendió especialmente positivamente la amabilidad de la tripulación, así como la calidad de la comida. No tan buena es la cabina algo anticuada, especialmente los IFE. El servicio WiFi tampoco está disponible actualmente. Sin embargo, disfruté mucho de los dos vuelos y volvería a reservar con Corsair en cualquier momento. El único problema para los pasajeros que viven en el extranjero: no hay vuelos con conexión. Por lo tanto, debe viajar a Orly bajo su propio riesgo en un billete separado.

Llegamos a Nantes a tiempo después de un tiempo de vuelo de poco más de siete horas. Para mí, sin embargo, el viaje aún no había terminado: volví a pasar por la seguridad (el aeropuerto realmente no está diseñado para conectar pasajeros) y me dirigí a la puerta de embarque para el vuelo a Amsterdam-Schiphol. Desde allí, volví a Suiza para concluir mi aventura caribeña.

Estoy seguro de que has notado que mi pasión por volar es mucho mayor que la capacidad de mi cámara para tomar hermosas fotos. Si sin embargo quieres seguirme en mis vuelos, puedes encontrarme en Instagram: @RJ1H

¡Hasta pronto!

Escrito por

Enrique López R.

Cofundador de este blog, mi pasión son los aviones y contaros todo lo que ocurre en el sector aeronáutico.