Hola, Aerotrastornados!!

Hemos sobrevivido a la Navidad, a Año Nuevo y nos encaminamos hacía una de las noches más mágicas de las fiestas navideñas, la Noche de Reyes y es por eso, que nuestros amigos de Aerocamaras, especialistas en drones, quieren recordarles a sus Majestades, que regalando un dron no están regalando un juguete ya que es una responsabilidad.

Actualmente el mercado ofrece diferentes formatos y modelos, algunos tan compactos que parecen juguetes… pero que no se le olvide a sus majestades que aunque el dron pese menos de 250 gramos, si porta una cámara de captación de imagen, no está considerado de uso recreativo y el piloto necesitaría cumplir ciertos requisitos, entre ellos una mínima formación denominada A1/A3.
Así que si los Reyes Magos te regalan un dron ten en cuenta estas pautas para disfrutarlo de manera legal y responsable:

  1. Asegurarse de tener la habilitación correspondiente como piloto de drones en función de las características de la aeronave y el lugar donde se va a volar. Será necesario formación A1/A3 para escenarios abiertos y A2 o STS para específicos.
  2. Registrarse como operador de drones en Aesa (Agencia Española de Seguridad Aérea) Salvo que el dron esté certificado como ‘juguete’ conforme con la Directiva 2009/48/CE que no sería necesario.
  3. Realizar el registro del dron en Aesa si vuelas en categoría específica. Será necesario que el dron lleve una placa con el número de serie, número de operadora y son recomendables también los datos de contacto del piloto.
  4. Contar con un seguro de responsabilidad civil. El seguro de daños no es obligatorio, aunque sí recomendable.
  5. Ser mayor de 16 años para volar en categoría abierta o específica. Salvo que se opere un dron clasificado como ‘juguete’, un UAS de construcción privada con un peso inferior a 250 gramos o bien se opere bajo la supervisión de un piloto de 16 años o superior con las competencias adecuadas.

¿Sabes cuál es la diferencia entre vuelo recreativo y vuelo profesional?

Los vuelos recreativos son aquellos que se realizan con un dron de menos de 250 gramos y sin ningún fin comercial o compensación económica por ello. Se consideran así los que se realizan por hobby y que en ningún caso hacen captación de vídeo o foto.
Por el contrario, si vas a utilizar tu dron para hacer fotos o vídeos será necesario que cuentes con la formación adecuada al escenario donde vayas a volar (abierto o específico). Así mismo, deberás chequear tu zona de vuelo en el mapa web de drones de Enaire y tramitar los permisos pertinentes de ser necesario. Escuelas especializadas como Aerocamaras pueden ayudarte a superar esta formación, realizar todos los trámites de registro con Aesa y gestionar los permisos necesarios de vuelo para que solo tengas que preocuparte de disfrutar de tu vuelo.

Escrito por

Enrique López R.

Cofundador de este blog, mi pasión son los aviones y contaros todo lo que ocurre en el sector aeronáutico.